jueves, 18 de febrero de 2010

Beso a un árbol divino

El último día en DF fuimos a pasar el día a Xochimilco con una parte de la familia (Lourdes, JJ, Pedro, Fredy, Panchita, Marciano, y nosotros dos).
Aquí el primo Pedro y Roberto el que nos guió la trajinera, peazo curre!!
Pensaba que me iba a marear con el arranque de la trajinera, pero al final no, muy a gustito, tranquilo y hermoso todo el trayecto. Incluso comimos rico-rico.
Al regreso le preguntamos a Roberto cuáles eran los árboles oriundos del lugar y nos dijo que son los ahuejotes. Entonces le pedimos que si podía acercarnos la trajinera a alguno que estuviese en una orillita y así fue. Nos contó que los ahuejotes son típicos en Xochimilco, que sólo crecen hacia arriba para no entorpecer el río, y que representan al dios Quetzalcoatl. Aquí dejo una nota de La Jornada acerca de unos campesinos de Xochimilco que sanan ahuejotes.
Roberto me acercó al ahuejote más accesible, fue algo arriesgado abrazarlo desde la trajinera, pero al final pude besar a uno de los ahuejotes de Xochimilco (jueves 10 de diciembre de 2009, en México DF)
Fotos: Augusto Martínez y Marta Rial.

martes, 9 de febrero de 2010

Chicles sin besos

Conocí a la medio hermana de Augusto y su esposo, al día siguiente de aterrizar en México. Karla y Roberto nos llevaron encantados a Coyoacán, lugar donde habíamos estado el penúltimo día de mi viaje anterior. Allí tomamos un chocolate con churros, aparentemente iguales a los de aquí, pero ambas delicias con un sabor peculiar.
Anocheció muy rápido, pero dimos un paseíto por el centro, y antes de irnos vimos este tronco. Evidentemente no lo besé, pero creo que se merece estar en este bosque. A simple vista pueden parecer papeluchos, pero no, son chicles. La verdad que en el fondo me da pena por el tronco y también algo de asquito, pero en la forma es original. Fotografié este árbol de los chicles de Coyoacán, México DF, el miércoles 9 de diciembre de 2009.
Fotos: Marta Rial