viernes, 27 de agosto de 2010

Beso puente

Deborah y Hugo son una joven y universataria pareja. A ella la conozco desde que era pequeña, cuando ya le daba clases de pintura a su hermana. Con los años ella acabó entrevistándome para uno de sus muchos trabajos de clase, y desde ahí unas cuantas colaboraciones, mano a mano con Augusto, que se fueron enlazando hasta elegirla como nuestra periodista para el proyecto que recién estrenamos "un lugar para descansar".

Después de uno de sus viajes juntos, Deborah comenzó a enviarme varias fotos de besos de árbol. La primera es de ella besando un árbol minusválido. Me contó que nada más llegar a un parque de Oviedo fue lo primero que le coincidió ver: este árbol con un escalón de piedras a modo de muleta. Le pareció triste al verlo así herido y dependiente, sabiendo que si no fuera por las piedras que lo sostienen estaría a ras de suelo, y así no aguantaría mucho. Fue entonces que las palabras "besos de árbol" se escribieron en su mente y su compañero documentó la acción.


Deborah Castro Mariño besó este árbol del parque San Francisco en Oviedo (Asturias ) el día 1 de abril de 2010.
Foto: Hugo

Si buscan por internet es un árbol bastante fotografiado, pero que desde hace unos meses ha sido besado y abrazado oficialmente. No basta con compadecerse desde afuera, y decir pobriño. Ahí estuvo Deborah que con un gesto tan sencillo como un beso y un abrazo seguramente le dejó al árbol una buena dosis de fuerza para mantenerse. Algo así, como sus clases de español para inmigrantes. Algo así, como la insulina que va desde Azularina hasta mis adentros.

El espíritu solidario de Deborah quiso elegir a este árbol para demostrarle su cariño con un beso y sus apertas apertísimas. Su implicación en las buenas causas hicieron que unos cuantos amigos hayan querido aportar sus besos de árbol para este peculiar bosque, y que en su momento podrán ver.

martes, 24 de agosto de 2010

Besos de fruto en flor






Conozco virtualmente a Milagro gracias a los cuadros de mi maestro Estanga. En cuanto vio esta cadena de besos de árbol, no lo dudó y se animó a mandarme una foto porque le encantó el proyecto.

Eligió una ameixeira que en su momento estaba lindísimamente blanca, que ahora estará dando sus deliciosas ciruelas, y que debe de llevar unos buenos años en la huerta de la casa materna de su esposo. Es un árbol familiar, tanto que me remite a la huerta de mi abuela Tucha, que llevaba casi vida de ermitaña, y adoraba la fruta y sus árboles... pero sobre todo los frutos de su huerta, de la única tierra que conoció. Esta ameixeira junto a la parra tan ordenadita, me traslada al sabor de las ciruelas que tenía Tucha, y que desde allá donde me vea, estará orgullosa -a su manera- de esta idea de amor por los árboles.

"Este ábol es lindo en esta temporada primaveral por sus flores blancas, que lo hace distinto al resto, se parece a los japoneses que están en Washintong, que no recuerdo el nombre, me encanta en especial el contraste con el viñedo de fondo, característicos de esta zona gallega" Milagro.

Milagro Latre besó este árbol el 28 de marzo de 2010 en su casa de Xesteira en Castrelos (Cambados - Pontevedra).

Foto: Pedro Ruel

Gracias por esta foto y todo lo que me ha remitido, además de la fusión de un alma venezolana en un paisaje puramente gallego. Gracias también por la promesa de mandar más cuando puedas, ya sean desde tu tierra o intercambiando los papeles (árbol/cámara) con Pedro.

jueves, 19 de agosto de 2010

Beso en rojo

El empeño contagioso de Gabriel Guerra Bianchini por besar árboles dio su fruto bien rapidito. Una de sus "amigas de netlog" se enteró del proyecto gracias a él, le prometió que me mandaría una foto, y le pidió a su novio que la fotografiase por esta buena causa.


Ana es una amante de la fotografía, del baile y del verde de la naturaleza. Podéis conocerla más: aquí. Yo ya me he dado un paseíto y me encantaron en especial sus fotos con los árboles y con abrigo y paraguas rojos...


Ana María Dascalescu besó este árbol en el parque del Retiro (Madrid) el 27 de febrero de 2010.

Foto: Cristian

martes, 17 de agosto de 2010

Besos con alma de poetisas

Mi amiga Al, sigue enviándome fotos de besos de árbol, que además siempre llegan a mi buzón con alguna historia escrita por ella.

En este caso Al quiso compartir una visita familiar-literaria dándole una pincelada ecológica. En una de sus visitas a la terriña, fue con su madre a la Casa de Rosalía de Castro justo el día que se recuerda el cumpleaños de Rosalía.
Me envió varias imágenes besando árboles para que eligiera la que más me gustase... pero este árbol, que ella saludó con un par de besos a la española, es tan majestuoso que preferí poner todas las fotos, de vista completa del árbol y la otra para que se pueda ver mejor a Alba.
Alba y Carmen besaron cada una diferentes y majestuosos árboles del jardín de la casa de Rosalía de Castro (Padrón - A Coruña) el 26 de febrero de 2010... y cada una con sus colores.

" Rosalía de Castro era piscis; quizás por ello vivía sumida en una tristeza profunda y plena que a menudo la distanciaba de las personas que la rodeaban, incluso de sus propias imágenes, de sus propios recuerdos... de los sentimientos de las personas que ella más quería. Leyendo a Rosalía me resultaba fácil imaginar un paraiso como el que significa su casa... esos muros de piedra que la separaban de todo, ese lugar mágico aislado del mundo en el corazón de Galicia...
En ese lugar, mi madre y yo volvimos al siglo pasado para revivir sus emociones... que fuertes y firmes como los sentimientos piscis, extraordinariamente profundos, siguen vivos..." -- Alba R.Santos


Algo ha quedado tuyo en mis entrañas
que no morirá jamás,
y que Dios, porque es justo y porque es bueno,
a desunir ya nunca volverá.

En el cielo, en la tierra, en lo insondable
yo te hallaré y me hallarás.
No, no puede acabar lo que es eterno,
ni puede tener fin la inmensidad.

Mas... es verdad, ha partido
para nunca más tornar.
Nada hay eterno para el hombre, huésped
de un día en este mundo terrenal
en donde nace, vive y al fin muere,
cual todo nace, vive y muere acá.
Rosalía de Castro


Fotos: Alba R.Santos y Carmen Santos Ramos

sábado, 14 de agosto de 2010

Beso en San Valentín

Judy sorprendió mi buzón de besosdeárbol con este par de fotos, demostrando que ya forma parte de un grupo de seguidores (y amig@s) que se animan a volver a participar con esta buena causa de ir besando árboles mientras pasean y pisan un cachito de tierra enraizada.
Judith Pin Quesada me mandó beso y abrazo de árbol en septiembre del año pasado, y quiso repetir hace unos meses con otro beso y abrazo de árbol en un día muy frío, donde el termómetro llegó a marcar -2º en Puigcerdà (Girona) en el Pirineo Catalán. Fue su regalo de San Valentín: un fin de semana muy bonito en contacto con la naturaleza y disfrutando de su amor. Una encantadora muestra de romanticismo y ecología celebrada y documentada por su novio el domingo 14 de febrero de 2010.
Foto: Carlos De la fuente

jueves, 12 de agosto de 2010

Beso de un soñador

Conozco a Gabriel a través de las buenas ondas del Facebook. Es un excelente fotógrafo cubano afincado en Madrid, que desde que conoció este proyecto se animó a participar y a expandirlo. Además hemos sido seleccionados, junto a Alba y Alberto, para participar en la edición del libro-agenda Rendija 2011.

"Te mando mi beso de árbol, como te prometí. Me parece mágica tu iniciativa, y me encargaré de difundirlo entre mis conocidos. Muchas gracias por tanta sensibilidad. La necesitamos".
Estas fueron palabras de Gabriel que llegaron a mi buzón con la foto de regalo, y que hacen que retome fuerzas para seguir publicando entradas como esta y que siga creciendo el bosque de árboles besados.


Gabriel Guerra Bianchini besó este árbol del Parque Juan Carlos I de Madrid a prinicipios de febrero de 2010. Es un autoretrato, aunque disparado por manos de una amiga, y con un toque de color metafórico que dejan su doble huella en la imagen.

Foto: Vania

Además de su web también podéis ver sus fotos aquí: GGBianchini en Flickr donde está la de su besodeárbol con este lindo texto que me dedicó y del que estoy muy agradecida:

Besos de árboles.

" Es un hermoso proyecto iniciado por mi querida amiga Marta! Me conmoví la primera vez que lo descubrí, pues no sospechaba que tan sencillo gesto podía representar tanto y con tanta intensidad.
Consiste en que cada uno se saque una foto besando a un árbol y la envíe al correo: besosdearbol@gmail.com Luego serán publicados en su blog: besosdearbol.blogspot.com donde ya cuenta con una hermosísima colección.
Espero contagiaros su iniciativa y que todos les envíen sus besos de árbol para que esto siga creciendo.
Gracias Marta."

GGBianchini.



* Si quieres participar envía tus fotos besando/abrazando árboles a  besosdearbol@gmail.com

* Si quieres colaborar y convertirte en mecenas puedes hacer un donativo, o comprar algún producto desde la tienditaser parte de Teaming por solo 1€ al mes el tiempo que tú quieras/puedas.

GRACIAS por ayudarme a seguir cuidando este bosque de árboles besados por el mundo.

lunes, 9 de agosto de 2010

Beso junto a un escalón de piedra gris



Ellas son Pilvi y Al... quién me mandó estas fotos hace meses, y ahora que comienza la 2ª semana de agosto acabaré de publicar los últimos besosdeárbol de enero.
Ellas se perdieron unos días en la comarca del Bierzo para desconectar del mundo diario. Al animó a Pil a participar en esta buena causa y lo hizo así de entregada... Pilvi Fernández besó un árbol en Ponferrada (Léon; Castilla y León) a finales de enero de 2010.
Fotos : Alba R. Santos
Pero una vez más Alba quiso compartir este texto que escribió el mismo día que fotografió a Pil besando el árbol en Ponferrada ,y que pueden leer también junto a otras historias en su cajón de despistes... "Es un relato que forma parte del mismo sentimiento de aquella foto, de aquel día" Al...


Le gusta sentarse en el escalón de piedra a leer e ingerir bocanadas de humo hasta que el día se vuelve tan oscuro que quien pasa la confunde con la sombra. Hoy no llueve, al menos no para todo el mundo. Le abanican las hojas de los árboles. Y eso le gusta.

Lleva un abrigo rojo oscuro con botones grandes y bolsillos pequeños. No le gustan los bolsillos pequeños, nunca le han gustado. No guardan sorpresas, ni esconden secretos, ni descubre servilletas robadas en algún bar después de un café compartido. Le gusta el café, y las servilletas, y las sorpresas. Le gusta acariciar con la uña del dedo índice cada arista del libro de lomo gris oscuro. En la cajetilla… tan sólo le quedan cinco. Y duda. Y lo prende.

Le gusta dejar el tabaco a su lado, junto a las llaves, sobre la piedra fría del escalón. Sentir la soledad: sin coches, sin respiración, sin que el viento la moleste; sabe que nadie le pedirá paso, que -desde luego- nadie le pedirá uno de los cuatro cigarros que guarda en la cajetilla. Le gusta agarrar el libro sin prisa, sin pausa. Abrirlo condescendientemente. Le gusta releer las dedicatorias. Y la primera página. Relee decenas de veces la primera página… Le gusta anotar las palabras que más le gustan, memorizarlas y pintarlas de colores. Darles vida.

Le gusta darse cuenta de que se hace tarde. Levantar la vista de las letras y ver que el sol se ha escondido más y más. Apoya la cabeza contra la esquina gris del muro de piedra… derrite sobre el papel la bocanada de humo mientras busca el marcapáginas. Colecciona marcapáginas. Le gustan los libros gruesos, la verdad es que le gustan todos los libros. Y hoy, esta tarde, esperando que su abrigo rojo se diluya con la sombra de la noche relee, y fuma, y agota el aire

En paralelo, el personaje masculino de su historia le cuenta a otra chica con abrigo azul el secreto. Se besan. Sonríen. Ella los espía desde su escalón de piedra gris a punto de difundirse con la sombra. Le desconciertan los días en los que llueve para dentro, en los que al menos no llueve para la pareja que figura en la última página del libro de lomo gris oscuro.
Y le abanica la sombra. La sombra del árbol también gris.
--
Alba R. Santos


En su cajón de despistes El escalón de piedra gris

viernes, 6 de agosto de 2010

Besito de Cande

El año pasado Andrea me mandó unas lindas fotos de sus sobrinos besando los árboles de la casa de sus abuelos, y a principios de este una de su hijita Candela cumpliendo su insistente petición. Y es que a veces las madres nos rompen la cabeza con algunas de sus cosas, pero a mí me parece genial que mamás jóvenes como Andrea animen a sus niñ@s a participar en proyectos artísticos-contemporáneos como es este, y pierdan un poco de miedo escénico y se abran a muestras de cariño con doble mensaje. Lo mejor aún será cuando la pequeña Candela crezca más y se vea colaborando en esta causa... y quien sabe si no repite esta ecológica y cariñosa acción.

Una fría tarde de enero, después de 2 horitas jugando en el parque, y de estar convencida de que no los quería besar porque le pinchaban, consiguió que la niña cambiara de opinión, lo besó y ella misma descubrió que no era como creía. Gracias a la mamá y a la hijita.

Candela a sus 2 años, besó un árbol que eligió solita, en el parque da Xunqueira de Vilagarcía de Arousa (Pontevedra) el sábado 30 de enero de 2010.

Foto: Andy Castro

jueves, 5 de agosto de 2010

Beso de imitador apasionado

Susana es una fan de Pirusca que después de ver su Diario (concretamente el dibujo que me hizo besando un árbol) comentó sobre este proyecto en su blog hijasperezosas, y al día siguiente me envió un mensaje con foto y video de una parodia del programa de tve Muchachada Nui que le hizo mucha gracia, porque "el personaje le pega unos lametazos a árbol que para qué..."
He tenido mis dudas sobre colgar los enlaces o no, pero en fin, es una parodia para ponerle un toque de humor en este agotador verano, y es otra forma de besar a un árbol, aunque mi idea de besosdeárbol sea otra. Espero que cuando te apetezca puedas mandarme una foto más en serio de uno de esos árboles "con verde hasta arriba", y mientras dejo aquí la imitación de la mismísima baronesa Thyssen-Bornemisza (Tita Cervera para los amigos).

Confieso que nunca he visto ese programa, pero sí el video que Susana me mandó, donde os podéis reir un rato viendo como casi se atraganta la lengua de Tita por tanta pasión al tronco: Celebrities. Tita Cervera

Susana A. me envió esta foto del actor-imitador de Tita Cervera de Muchachada Nui besando apasionadamente un árbol del Paseo del Prado (Madrid) el 28 de enero de 2010.
Foto: Susana A. a través de Muchachada Nui

martes, 3 de agosto de 2010

Beso pirusquizado

Natalia Rey fue una compañera de la facultad, de esas que no se olvidan, y que cuando la recuerdo es con una buena sonrisa. Además puedo decir que también es la única que "reconocen" mis alumn@s sin conocerla, porque siempre les cuento algunas de sus particulares anécdotas que son para no olvidar. Así como Marta rizos se convirtió en Marthazul, Natalia ahora es Pirusca. El año pasado le encargué un auto-retrato doble (retrato de Mayam) como recuerdo de nuestro 1º aniversario, que fue una agradable sorpresa para Augusto (y para mí) y que es el único retrato de boda que tenemos luciendo en la casa. Además es un orgullo para nosotros haber sido una de las primeras parejas pirusquizadas.

Uno de sus últimos proyectos es el
interesante, productivo y constante "Diario de Pirusca" que consiste en hacer un dibujo diario sobre escenas cotidianas y que publica diariamente en su blog desde comienzos de año. Una manera muy original de ver el día a día con otros colores, que además resume mensualmente con unos calendarios muy refrescantes y coloridos.
Foto: Pirusca

En enero le mandé unos recuerditos de nuestro viaje a México, y ella me lo agradeció con esta agradable e inesperada sorpresa. Fue la versión más pirusca que se puede tener de los marcapáginas de besosdeárbol que habíamos traído impresos de Guadalajara. Sí, soy yo besando el árbol más pirusco, y con los detallitos que tanto caracterizan su entrañable mundo, que también es un poquito nuestro. Este beso de árbol se publicó el miércoles 27 de enero de 2010 en el Diario de Pirusca.Todo un honor estar doblemente retratada, tanto en este proyecto artístico-ecológico y querido por tanta gente, como en ese otro proyecto básico y natural que es la vida juntos.