miércoles, 25 de octubre de 2017

Relatos del cántaro

Una de las contadas cosas bonitas de este comienzo de año fue ser mecenas de un libro muy peculiar, femenino y natural. Tiempo antes de que se horneara fui consejera del modo de micromecenazgo para la creación de este cántaro de cuentos, y por eso cuando Ximena lanzó su campaña no dudé en que iba a colaborar. Me hacía ilusión tener ese libro en mis manos, con lo especial que es pasar páginas de papel, después de haber leído algunos relatos desde su web, y ser mecenas de alguien que fue la 1ª colaboradora en colaborar aquí desde Chile.


Justo ahora nosotrxs estamos en una nueva campaña literaria desde Verkami, y sé muy bien cómo va esto y lo que se siente si llegas a reunir los suficientes mecenas para alcanzar el objetivo, y lo que también sientes si la campaña no va como tú soñabas. Las recompensas por colaborar para que un proyecto nazca, o se mantenga, suelen ser sorpresas muy positivas, y en este caso lo fue. Mi aportación incluía logotipo en el libro impreso, y fue más que emocionante recibir un paquete transoceánico demasiado mágico, con unos marcapáginas súper originales, unas postales que te sacan una sonrisa, ver el logo de Besos de Árbol y leer a Ximena de puño y letra.


Ya sabéis que voy despacio con las publicaciones, pero que a veces también tengo mis motivos más allá del tiempo. Decidí cocinar este post a fuego lento, quise leer primero el libro completo, darme espacios entre los cuentos (una no está siempre abierta a leer algunas historias, y otras necesitan reposo), y también quería regalar el ejemplar extra a una buena amiga que tiene madre e hija, y que a veces también me habla de remedios yerbateros de su abuela. 


Disfruté leerlo en pequeños sorbos para digerirlos mejor, lo leí en casa, lo llevé de paseo, comí tomate lunar junto a él, y me relajé en el borde del río donde re-aprendí a caminar descalza sintiendo el agua y la tierra sin más, así como la propia Ximena me lo recomendó en su dedicatoria. Gracias por toda la inspiración y los consejos que se mueven a la par del misterioso hilo rojo.

Si quieres saber más del anacardo y demás personajes hazte mecenas del libro de Bilal Traoré "Los cuentos de cuenta sin contar", si te gusta este corazón de carballo con fío vermello (roble con hilo rojo) próximamente lo verás en mi web de pintora, y si quieres sumergirte en el mundo del Cántaro Sagrado únete a las redes de Ximena Ávila aquí, y déjate llevar.


Fotos: Marthazul y A.Metztli (Vilagarcía, primavera-verano, 2017)
Edición: Besos de Árbol (otoño, 2017)


* Si quieres participar envía tus fotos besando/abrazando árboles a  besosdearbol@gmail.com

* Si quieres colaborar y convertirte en mecenas puedes hacer un donativo, o comprar algún producto desde la tienditaser parte de Teaming por solo 1€ al mes el tiempo que tú quieras/puedas.

GRACIAS por ayudarme a seguir cuidando este bosque de árboles besados por el mundo.

sábado, 7 de octubre de 2017

Laguna de besos balanceados

Después de revisar los árboles besados en 2015, tengo la sensación de que a partir de éste, me fui deteniendo más en el proyecto y de paso acumulando diferentes experiencias besoarbóreas, siendo este mi besodeárbol nº 151, y los que esperan archivados sin publicar!! Justo un día después del taller de los no árboles fuimos de paseo familiar a la tierra de mis abuelos maternos para pasar el día en casa de Nélida y Suso. Antes de llegar paramos en el monasterio para "saludar" a la tía Pilara, y por fin, después de estar yendo toda la vida por allí y verla desde el coche, nos detuvimos un poco en la entrada de la legendaria Laguna de Sobrado (podéis ver más detalles en "Entre Ramas"), que ya habían besado mis primos hace años, y a quienes justo íbamos a visitar.

Besé este árbol** el domingo 21 de junio de 2015 en A Lagoa de Sobrado en Sobrado dos Monxes (A Coruña) para recibir un productivo verano, tanto así que esa misma tarde pintamos un par de vigas convertidas en palos para una hamaca mexicana a las que les dimos un aire muy campestre.
Fotos: Augusto Metztli
Edición: Besos de Árbol.

** Si digo "este árbol" es porque no estoy segura de qué especie arbórea es, y prefiero generalizar y no confundir. Si en cualquier momento alguien está segurx del nombre del árbol me avisa y encantada lo escribo.


* Si quieres participar envía tus fotos besando/abrazando árboles a  besosdearbol@gmail.com

* Si quieres colaborar y convertirte en mecenas puedes hacer un donativo, o comprar algún producto desde la tienditaser parte de Teaming por solo 1€ al mes el tiempo que tú quieras/puedas.

GRACIAS por ayudarme a seguir cuidando este bosque de árboles besados por el mundo.

jueves, 5 de octubre de 2017

Besos dignísimos

Hoy os presento besos dignísimos e invisibles, porque por desgracia sigo ampliando los besos de no árbolTambién es un gran beso grupal y pedagógico porque fue la parte final de un taller tan caluroso como decisivo e inolvidable, que podéis ver en este enlace de La Taza Lunar.


Alicia, Xiana, Sara AC, Andrés, Jose, Nuria, Lola, Carla y yo besamos este no árbol el sábado 20 de junio de 2015 en O Montiño (O Castriño; Vilagarcía de Arousa), y después merendamos bajo la sombra de un castaño que por descarte, tuvo mucha más suerte. Es verdad que creemos que eran eucaliptos, y no son los ejemplares más aconsejables para el lugar, estando esa zona del monte llena de castaños y carballos, pero hay maneras de talar a traición como hacía el anterior alcalde, y sobre todo de repoblar o dejarlo al olvido.


De todos modos, la actividad esta vez estaba dedicada a los no árboles y por eso les quisimos demostrar nuestro cariño, y hasta pasamos un momento entrañable haciendo algo que para lxs peques era completamente novedoso.


La pequeña Lara no se atrevió como su hermana, ya toda una experta, pero su padre quiso ir más allá e intentar escalar por uno de los no árboles, además de que tiempo después nos editó un vídeo precioso con imágenes que grabó sin darnos cuenta durante el taller, y con el que participamos en un concurso un tanto polémico, pero para el que nos quedó un vídeo muy lindo y esperanzador, con una banda sonora que sigo creyendo le quedaba genial. Gracias Diego.


Pero la última sorpresa de ese día nos la regaló Jose con su tímido beso al castiñeiro que nos resguardó del extremado calor de ese día, y bajo el que la tortilla de mamá aún estaba más deliciosa. Gracias Jose & familia, por todo y por tanto desde entonces.


Fotos: Augusto Metztli
Edición: Besos de Árbol.


* Si quieres participar envía tus fotos besando/abrazando árboles a  besosdearbol@gmail.com

* Si quieres colaborar y convertirte en mecenas puedes hacer un donativo, o comprar algún producto desde la tiendita, o ser parte de Teaming por solo 1€ al mes el tiempo que tú quieras/puedas.

GRACIAS por ayudarme a seguir cuidando este bosque de árboles besados por el mundo.