miércoles, 31 de marzo de 2010

Beso de buenos días

En la mañana siguiente nos despertamos muy a gusto, con el rico café que regalaban en el hotel. Salimos a tomar un delicioso desayuno al lugar de las personas, que estaba enfrente, y antes de recoger las cosas para irnos en busca del gran ahuhuete del Tule, quise besar una rama perdida y herida, de entre todas las que subían por el patio interior del hotel llenas de fuerza.
En la mañana del martes 15 de diciembre de 2009 besé este tronco roto desde el balcón que estaba frente a la habitación de Borbón, del hotel Casa Vértiz en calle Reforma 404 en Oaxaca (Oaxaca-México).
El lugar era ideal para quedarse más días, pero lo aprovechamos y saboreamos bien, además de disfrutar del calorcito, los aromas y el tremendo colorido de las calles oaxaqueñas.
Fotos: Augusto Martínez

martes, 30 de marzo de 2010

Beso de buenas noches

En nuestro viaje a México hicimos una mini escapada, soñada y necesaria, a Oaxaca. Después de ubicarnos en una ciudad nueva para los dos, nos sorprendió que anochecía muy pronto, y decidimos hacer una parada en un café muy chulo. Allí pedimos dos americanos y compramos unas probaditas para compartir aquí. Pero antes de irnos quise besar a este árbol espinado, que estaba al lado de nuestra mesa, y que con la oscuridad de la noche apenas se percibía su apariencia real. Si lo mirabas hacia arriba su tronco era liso, pero hacia abajo le salían pinchos, como espinas de autodefensa. Como las ventanas del convento de Santa Rita, o como alguien herido y quemado, que ya no quiere que nadie se le acerque para evitar más daños.A pesar de todo, lo quise besar. Sé que no le dolió, y a mí tampoco, porque los gestos de cariño sinceros pueden ser curativos. Le dedico este beso a Al, por pedir actualización de besosdeárbol, y por el café que tenemos pendiente, y sus fotos.
Fue la noche del lunes 14 de diciembre de 2009, en el café La Antigua "El lugar de las personas", en la calle Reforma del centro histórico de Oaxaca (Oaxaca; México).
Aquí una foto del café en la mañana siguiente,
que me recuerda a una de las míticas frases de mi padre:

"No es lo mismo gente que personas".
Fotos: Augusto Martínez y Marta Rial.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Besos para siempre

El último besodeárbol del día fue en un lugar que no me esperaba. El tío Memo nos llevaba a comer a su casa en Cholula, ya era tarde, pero nos detuvimos en San Andrés, en un lugar donde estaban festejando el gran día de la Guadalupe, donde hasta la tenían como estatua de una mini-rotonda.
Allí la tía Vicky nos invitó a un pan con queso delicioso que me repuso de una fuerte hipoglucemia. Tomé una mini-probadita del cacao espumoso (del que tantas veces me había hablado Augusto) pero no lo tomé como se debe en aquel cuenco, porque aún estaba medio mareada y además no quería mancharme.
Pensé que me iban a enseñar una iglesia más, pero no. Primero, porque todo su interior está forrado de oro, y porque me sorprendió mucho ver la iconografía católica con rasgos indígenas y sobre todo llena de colores, yo que estoy acostumbrada a las iglesias de pura piedra gris y muy oscuras.
Pero además ahí, en Santa María de Tonantzintla, se casaron mis suegros. Las promesas de ese matrimonio no se cumplieron ... pero fue muy especial estar ahí con Augusto y su familia paterna, y posar juntos 30 años después.
Besé este árbol (el más accesible y al que casi no alcanzo- véase la inclinación de mi cuerpo-) en el jardín de la iglesia de Santa María de Tonantzintla (Cholula-Puebla; México; 12 de diciembre de 2009).
Fue especial en muchos sentidos: el color, el tiempo, los ciclos que se repiten entre generaciones, los sabores, la familia, la virgensita, las niñas vestidas de Lupitas vendiendo conejos en sus cestitos... y las promesas de Mayam.
Fotos: Marta Rial y Augusto Martínez

Conociendo el Barrio del Artista

Al mediodía pasamos por el Barrio del Artista, que tenía muchas ganas de ir por allí desde que hace años Augusto me envió una postal de ese lugar. Me gustó mucho el ambiente, muy natural, un paseo especial y diferente, aconsejable para todas las ciudades. Es como visitar una feria al aire libre pero permanente. Hay pequeños locales, que son los estudios donde los pintores (tiangueros) exponen sus obras. Es un paseo de mil colores... además me encantó ver a niños pintando en caballetes a pie de calle.
Daban ganas de ponerse a pintar con la gente, el sol animaba mucho, como para querer mudarme y formar parte de un lugar así.
Los árboles, tan presentes y cuidados en las calles mexicanas, también acompañan a los artistas, por eso quise dejar allí un árbol besado.
Me subí a la jardinera y besé a este árbol en la calle 8 Norte del Barrio del Artista en Puebla de los Ángeles (Puebla-México) fue el sábado 12 de diciembre de 2009.
Gracias, pero no subí-mos porque teníamos un intenso recorrido...

Nos queda pendiente, para la próxima visita a Puebla,
un cafecito aquí arriba, en el Café del Artista
Fotos: Marta Rial y Augusto Martínez

martes, 9 de marzo de 2010

Entre flores heredadas

El segundo día en Puebla paseamos mucho. Óscar y Dany fueron muy buenos anfitriones y nos llevaron por muy variados lugares del centro. Después de un sabroso desayuno en casa de la abuela Meche nos detuvimos en el parque de Santa Inés. Por allí me enseñaron la puerta de la vecindad donde vivió la Tía María, y también que hace muchos años Papá Mundo puso unas semillas donde ahora sigue creciendo una hermosa bugambilia-buganvilla rosa (como la que hubo muchos años en la casa de mis Abuelos) y que da vida a las paredes pintadas de gris militar de la iglesia de ese parque.

Como era de esas ocasiones especiales y cercanas, quise dar en este caso un beso de flor. Fue la mañana del sábado 12 de diciembre de 2009 que besé la bugambilia sembrada por Edmundo Bolaños, el bisabuelo poblano de Augusto, en la calle 3 Sur-9 Poniente de Puebla de los Ángeles (Puebla-México).


Este beso de árbol es una muestra pública de cariño a toda la familia Bolaños, por lo bien que me trataron desde antes de conocerlos en persona. Porque siempre me hablaron con una nostalgia especial de papá Mundo, el boleador de zapatos, y porque sin conocerlo, y muchos años después, alguien de tan lejos ha ido hasta allí a unirse a su familia.


Fotos: Marta Rial y Augusto Martínez


viernes, 5 de marzo de 2010

Entre libros y cafés

Las noche del jueves 10 fuimos en bus a Puebla, llegamos bien tarde, pero a pesar del calor y el cansancio nos recibieron emocionados mi suegro y mi cuñadito con Maggy. Al día siguiente conocí a "mi abuela de Puebla" con un rico desayuno soleado. Después pintamos murales con los alumnitos del colegio Azteca y en la tarde, ya cansados y anocheciendo, fuimos a dar un paseito. Dany nos llevó a Profética, allí compramos unos cuantos libros, aunque antes no me pude resistir a unas artesanías en el Zarapito , después tomamos un gran café en el patio interior de la casa rehabilitada, entre butacas y fuentes. Para dejar huella de nuestro primer e intenso día en Puebla, Daniel M y yo besamos un arbolito. Fue el viernes 11 de diciembre de 2009 en la calle 3 Sur de Puebla (Puebla de los Ángeles, México).

Fotos: Augusto Martínez y Marta Rial

jueves, 4 de marzo de 2010

Muchos besos para muchas flores

La tía Lourdes se animó al verme besar el árbol de flor con los pies enraizados, y le dejó sus apasionadas huellas de labial rojo en la corteza. Enseguida el primo Pedro se animó al borde del agua, demostrando su entrega y colaboración espontánea.
Lourdes Zamudio y Pedro Muñoz besaron juntos este árbol a orillas del canal principal de Xochimilco (jueves 10 de diciembre de 2009; México DF)
Estas fueron algunas de las muchas de las flores que vimos y que colorearon el día. Una de ellas fue para la tía Lourdes. Esta flor, es de origen mexicano y le llaman nochebuena, aunque aquí le dicen flor de pascua.
El paseo por Xochimilco fue inolvidable. La compañía encantadora y el paisaje único, lo mejor para despedirnos de nuestros casi 3 primeros días de viaje en pleno DF.
Me sorprendió ver, entre otras muchas cosas, cómo viven familias en unas casitas ubicadas en este lugar tan mágico, y como es tan normal para ellos moverse en barquitas de colores... Pero para que vean y escuchen algo más, aquí les dejo un enlace de un videito que hice regresando del paseo rodeados de flores: Lupitas en Xochimilco
Fotos: Marta Rial

Beso de Flor



En Xochimilco besé a otro árbol. El guía de la trajinera nos detuvo en un invernadero de diversas plantas, donde entre la gran variedad que había, estas me encantaron porque parecen verduras violetas.Otra sorpresa que vi (al descargar las fotos, porque no lo leí in situ) fue este letrero que anuncia plantas carnívoras, pena que me las perdí porque nunca las había visto.
Realmente lo que quise fotografiar fueron estos dos árboles con huecos abiertos, y uno con forma de corazón...
Besé este árbol a orillas de Xochimilco* fue la tarde del jueves 10 de diciembre de 2009 en la Ciudad de México.
Fotos: Augusto Martínez y Marta Rial.


* Xochimilco: en nahuatl es "Lugar de la sementera florida" (más info click aquí)
Xochitl: variante de Xuchitl, de origen nahuatl : La reina de las flores. También es de origen maya, significa princesa de todas las flores. Otro Significado de Xochitl origen azteca que significa flor de agua, flor del río.