domingo, 30 de agosto de 2009

Beso anidado

El miércoles 12 de agosto de 2009 fue otro día veraniego de descanso merecido, sol agotador y ganas de mar... más mar. A media tarde salimos en bicicleta, y dimos un buen paseo. Unas playas estaban llenas y las vacías no nos gustaron. Decidimos continuar pedaleando, hasta que la improvisación nos llevó al monte del Castriño, donde están los restos arqueológicos de los asentamientos de los primerísimos habitantes de este rancho... flipa colega!!
Yo conocía la otra parte del parque, del jardín botánico que da al puerto, y donde por una buena temporada conocí a un árbol muy especial llamado Alfredoantonio, que iba del suelo al cielo y volvía a enterrarse y despegaba de nuevo. La última vez que fui a verlo, no pude acercarme del todo y estaba agonizando, pues lo habían contaminado y no aceptó los cambios.
Pero esta vez fuimos al Castriño por el acceso de arriba, al lado del colegio de las Filipenses, porque el fin de semana anterior se había inaugurado una expo de escultura al aire libre, de artistas locales, homenajeando al lugar. Algunas de las obras nos llamaron la atención, y nada más entrar quise besar uno de los tantos árboles, pero este fue el elegido. Un árbol que soporta un nido escultórico, y que me pareció muy poético. Aquí está mi beso anidado, bajo el proyecto Duino-Alobre, de Xaquín Chaves, entre líneas de verdes y tierras del Montiño en Vilagarcía de Arousa, Pontevedra.


Aquí está la info de la expo-proyecto, no se lo pierdan si están por acá cerca, vale la pena, el arte en medio de ese bosque tan antiguo y lleno de vidas secretas. Se lo dedico a Al, porque ese día al salir de aquí nos vio cruzando la calle, qué sorpresa más linda encontrarnos después de 3 años sin vernos.

Fotos: AMyMA

No hay comentarios: