lunes, 24 de agosto de 2009

Sanando heridas


Esta entrada no es de beso de árbol, si no del árbol herido que se está curando. Unas semanas después pasamos a la fuente y ya no lo vimos rojo-ensangrentado, porque sus heridas se van secando. Creo que nadie le ha dado ningún ungüento, pero será cosa del aire y del tiempo "que todo lo cura". Me acerqué a él, me alivió verlo con mejor aspecto, no lo besé, pero le tendí la mano... lo acaricié.

Fotos: Marta Rial

1 comentario:

Angelina O dijo...

Estoy segura de que el arbolito sintió el calor de tu abrazo y ¡ya está en proceso de recuperación!

Qué bello blog y que dulces besos

Un fuerte abrazo de corazón