martes, 9 de marzo de 2010

Entre flores heredadas

El segundo día en Puebla paseamos mucho. Óscar y Dany fueron muy buenos anfitriones y nos llevaron por muy variados lugares del centro. Después de un sabroso desayuno en casa de la abuela Meche nos detuvimos en el parque de Santa Inés. Por allí me enseñaron la puerta de la vecindad donde vivió la Tía María, y también que hace muchos años Papá Mundo puso unas semillas donde ahora sigue creciendo una hermosa bugambilia-buganvilla rosa (como la que hubo muchos años en la casa de mis Abuelos) y que da vida a las paredes pintadas de gris militar de la iglesia de ese parque.
Como era de esas ocasiones especiales y cercanas, quise dar en este caso un beso de flor. Fue la mañana del sábado 12 de diciembre de 2009 que besé la bugambilia sembrada por Edmundo Bolaños, el bisabuelo poblano de Augusto, en la calle 3 Sur-9 Poniente de Puebla de los Ángeles (Puebla-México).

Con este beso de árbol quise dar una muestra pública de cariño a toda la familia Bolaños, por lo bien que me trataron desde antes de conocerlos en persona. Porque siempre me hablaron con una nostalgia especial de papá Mundo, el boleador de zapatos, y porque sin conocerlo, y muchos años después, alguien de tan lejos ha ido hasta allí a unirse a su familia. Además quiero dedicársela, como adelanto al 19 de marzo -día del Padre- a Papá Augusto, Papá Óscar, y a Papá Mundo.
Fotos: Marta Rial y Augusto Martínez

No hay comentarios: