sábado, 24 de julio de 2010

Besos de futuro incierto

Recibí esta foto a mediados de enero de 2010. Me la envió Thomas Salas, un tapatío que fue de los primeros en aportar una imagen propia de un árbol muy besado, al poco tiempo de haber mandado mi propuesta mundial para besar árboles de todo el planeta. Gracias!!

"Me encontré en una tarjeta telefónica un niño abrazando un árbol y pensé que podía interesarte. Es una campaña de alguna dependencia de gobierno. Feliz año"...Thomas Salas

Sus palabras y la imagen lo dicen todo. Me encanta que la gente se acuerde de este proyecto y quiera colaborar de manera tan "natural"... Y me hace gracia la relatividad del tiempo, de que sea ahora el momento de publicar esta entrada y recordar 2 cosillas muy importantes que me remite la imagen de esta tarjeta: 1º que pudimos acercarnos a besar y abrazar al árbol más viejo, y más ancho, del mundo; y 2º que estuvimos en una escuela poblana dando un taller de pintura con niños que me tatuaron el único buen recuerdo infantil de ese viaje. Ahora sólo falta lo más difícil, y es que al menos, algunos de esos tantos niños, se apliquen a cuidar sus bosques y no sólo aprendan a decir muchas palabras ajenas.

No hay comentarios: