jueves, 10 de julio de 2014

Besos de drama y luz


Amaneció con nubes y lluvia, nada sorprendente para ese domingo de increíbles sueños líquidos. Pero salimos a caminar y conocer un poco más la ciudad. El hotel donde nos hospedamos era algo más que introspectante, estaba en el ayre, era blanco, alto, enorme, imposible, enigmático.


El 18 de septiembre de 2011 besé este árbol  de la calle Policarpo Herrero en Oviedo (Asturias), unas horas antes de adentrarnos en un azulísimo espectáculo de drama y luz.

Fotos:  A.Metztli.


No hay comentarios: